Artista, pintor, muralista, beatboxer… No podría definirme en un solo arte, puedo decir que vivo en sinergia con todas ellas.


A través de un intenso trabajo grafológico, que emprendo con un camino de introspección diario durante 3 años, me he obligado de manera voluntaria, aunque con mucho esfuerzo, a generar un cuadro, un dibujo, un grafismo (alcanzando ya más de mil), que tuvieran el sentido concreto de lo que en ese momento como artista sentía a mi alrededor en tiempo real y en directo. Gracias a ello adquiero una velocidad de trazo que pongo en práctica llevándola a grandes formatos pictóricos como cuadros o murales.


«El artista es un receptáculo para las emociones que vienen de todas partes: del cielo, de la tierra,

de un trozo de papel, de una forma que pasa, de una tela de araña». – Pablo Picasso.


Mi motivación es investigar cómo adquirir la velocidad necesaria para, sin utilizar elementos subjetivos, convertirme en un instrumento de captación de lo que sucede alrededor y poder plasmarlo de forma objetiva, a tiempo real. Con ello, pretendo conseguir crear una superficie de figuras en movimiento, que muestren una sinergia entre las distintas composiciones y elementos que interactúan entre sí. Construccionismo sinergético. Mi trabajo e inquietud creativa no para…